Editor: Mario Rabey

4 de febrero de 2012

Tiro de Gracia y los comienzos de Manal

Portada de la edición no autorizada de la banda sonora compuesta por Manal para el film de Ricardo Becher "Tiro de Gracia" (1969)
Estábamos en el muro de facebook de mano de mandioca conversando entre Ismael Bermúdez, Claudio Gabis y Mario Rabey acerca de la música de la película Tiro de Gracia. Claudio se entusiasmó y fueron aflorando los recuerdos. El producto es esta nota cuya redacción final la hizo Claudio.


El origen de la música de Tiro de Gracia fue un "demo" experimental grabado por Claudio Gabis, Javier Martínez, Emilio Kauderer y Rocky Rodríguez en el pequeño estudio de dos canales de Jorge Tagliani (calle Curapaligüe, en Primera Junta) a principios de 1968.

Dice Gabis:

"Por mi cuenta, contraté el estudio para que probáramos que música podíamos hacer juntos. La sesión resultó muy buena y la música más que interesante. Con lo grabado, se prensó un solo disco que quedó en mi poder, hasta que se lo presté por unos días a Pajarito, en 1969, y nunca más lo recuperé. No creo que existan ni siquiera restos arqueológicos del mismo.

Poco tiempo después, Javier fue llamado para actuar en una película en preparación (Tiro de Gracia) por Ricardo Becher. Durante el rodaje, le comentó a Jorge Goldemberg, futuro guionista de numerosas películas que trabajaba en el equipo de filmación, que estaba formando un grupo conmigo y que habíamos grabado "unas cositas" interesantes. Jorge escuchó ese disco y se entusiasmó. Se lo comentó a Becher, quien vino especialmente al pequeño estudio a escuchar lo grabado y, en el acto, decidió que esa era la música que quería para el film (Ricardo era músico de formación contemporánea, sabía mucho). La cosa quedó ahí ...
Meses más tarde, también gracias a Jorge Goldemberg, fuimos convocados para participar como banda en vivo en el espectáculo teatral VietRock, en el teatro Payró. Para poder hacerlo, convencí a Javier de que llamáramos a Alejandro Medina, y entonces se completo el trío que sería Manal. Pasó el año, dejamos la obra, ensayamos, conocimos, debutamos y grabamos con Mandioca, etc.

A finales del 69, Becher completó la peli y nos llamó para grabar la banda definitiva. "Estoy en el Infierno", tema totalmente improvisado en la grabación "Tagliani" en base a experimentos previos que hicimos con Javier, fue grabado nuevamente en estudios Phonal de Santa Fe y Coronel Díaz, con el mismo arreglo y la misma letra que la primera versión. Los tres compusimos ad hoc "Tema del Moderno" y "El Zoológico de Sigmund" (o su traducción al inglés). Al resto de los temas, climas, viñetas, efectos, etc, los improvisamos en Phonal según los tiempos e indicaciones de Becher, a velocidad record.

Inicialmente, Ricardo le había encargado la banda sonora a Roberto Lear, un profesional de la música fílmica, pero Ricardo lo convenció de que nosotros eramos los indicados y él, sabiamente, aceptó la situación e, incluso, asistió muy interesado a varias de las sesiones. Además de nosotros tres, participaron Roberto "Fanacoa" de Vita en Hammond (Estoy en el Infierno) y Pappo, golpeando unas cuerdas de piano en la secuencia de una pesadilla del protagonista. Mandioca aceptó que grabáramos porque se trataba de un compromiso adquirido previamente. Yo fui depositario de las cintas master de la banda sonora hasta que, en 1972, ya estando en La Pesada, Jorge Alvarez me las pidió para "escucharlas". Nunca más las vi, y él seguramente las perdió, no me cabe duda. Es decir, no existe ninguna copia de ese audio que no contenga las voces de los actores superpuestas a la música, lamentablemente. Tengo, eso si, las cintas que Becher me dió, hace años, de la banda completa, con voces y todo, ya que él tampoco tenía el master original"