Editor: Mario Rabey

12 de marzo de 2009

La Quintas de Sarandí en peligro


Soy Viviana Fernández, vecina de las Quintas de Sarandí, y estoy junto a otros vecinos, juntando firmas para que el Sr. Intendente se digne a recibirnos, por el tema de la Alcaidía que se pretende construir aquí en las quintas de Domínico y Sarandí. Hasta parece mentira que uno tiene que tomarse el trabajo de juntar firmas, para que aquél que nos representa en el municipio nos reciba...

¿Cómo es que entonces decide sobre nuestros destinos?, sin siquiera consultarnos o conocernos, es decir que él toma las decisiones que a él le parecen, sentado desde su escritorio, sin ponerse en la piel de los vecinos que lo votaron.

Particularmente, creo que pocos municipios, tienen la suerte de tener espacios verdes como Avellaneda, pero además no estoy hablando de cualquier espacio verde, porque si bien es cierto, lo que hoy abunda en las quintas es vegetación, no es lo único que podemos encontrar allí. Es un espacio cultural, con una historia propia, dentro del partido de Avellaneda, creada por aquellos primeros inmigrantes genoveses que hicieron de este lugar "UNA MARAVILLA", y no creo que nadie desconozca aquellos viñedos con los que se hacia el vino patero, o que alguien pueda decir que no recuerda las peras, los tomates, los membrillos, la radicheta y tantas otras cosas que se cultivaron y que se siguen cultivando aún hoy, por supuesto que en menor cantidad, porque también hay menos población.

A pesar de no haber nacido en la zona, formé aquí mi familia, y elegí ser costera al lado de ellos. En este lugar crié (y lo sigo haciendo) a mis tres hijos, de los cuales dos ya van a la Universidad , y el otro esta en la escuela secundaria, si hoy tuviera que decidir, decidiría nuevamente vivir aquí, porque como dije antes este es un lugar "especial".

Por eso me da mucha bronca, cuando los proyectos para la zona, se originan lejos de los que vivimos aquí, sin saber que necesitamos, ni conocer nuestra realidad, por el contrario, muchos de esos proyectos entorpecen nuestra vida en este lugar (cierran caminos, tapan desagües, inundan terrenos, etc.).

Mi sueño es que algún día los políticos se sienten al lado nuestro y que nos escuchen, y en ese diálogo podamos lograr un aprendizaje mutuo que nos beneficie a ambos. No por ser políticos son más sabios, a ellos como a nosotros les queda mucho por aprender, y la mejor manera es que lo hagamos juntos. Nosotros los necesitamos, pero ellos también nos necesitan.

Por qué esa necedad entonces, de no escuchar, de no consultar, de no dialogar ¿A dónde creen que los llevará esa omnipotencia? Personalmente creo que no muy lejos.

Simplemente, me gustaria que los costeros algun día podamos ser tomados en cuenta por aquellos que deciden sobre nuestros destinos.

Fernandez Viviana

DNI 16.557456

Adhiere a esta iniciativa
Mario Rabey
Presidente
Instituto de Políticas Públicas




2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy triste encontrar gente que piensa que el intendente o cualquier funcionario debe representar a las minorias cuando sus "intereses" son opuestos a los de las mayorias. Si juntan 1.000 firmas y en Avellaneda somos mas de 300.000 electores ¿es justo que deba hacerce lo que opina el 0.3% del electorado?. Ademas en la zona donde se va a hacer la alcaidia hace muchos años que ya no hay quintas (se ve q no pasa muy seguido por alli o no tiene idea del lugar donde se hara la construccion) Fernando

Doctor Pioré dijo...

En respuesta al comentario del Anonimo del 24/03/2009:
Ok, pero en este caso los 300000 electores no fuimos consultados, y en caso que lo seamos seguramente votariamos en contra del proyecto de la carcel, ya que siendo utopico en mi pensamiento quiza, supongo q esa mayoria que nombras se solidarizara con la protesta de esa "minoria" de vecinos de Sarandi.
Ahora digo yo, en q beneficia al Partido tener una carcel que moleste a un 0.3 del electorado del Partido?
No seria mejor q se recupere esa zona de quintas como se propuso en campaña electoral e intentar asignar fuentes de trabajo, propiciar emprendimientos de huertas organicas, hacer un paseo vecinal, o bueno, siendo otro poquito mas utopico,algun establecimiento educativo o algo que efectivamente podamos disfrutar el 97.7% del electorado restante.
Yo voy por un rotundo NO al proyecto, q unicamente servira para que el Intendente demuestre sumision al Oficialismo (Scioli) en año electoral y de acomodamiento y manija en puestos publicos seguramente basandose en que con esto se combate la inseguridad (pff este tipo me toma por idiota, o sea q construyendo carceles se combate el crimen? Empezamos siempre por el final parece).
Desde mi Piñeyro querido, a los vecinos de Sarandi lo unico que les digo es q pongan huevos en esta lucha totalmente genuina y que NO PASARAN! ;)...
Diego (22 años)