Editor: Mario Rabey

14 de octubre de 2008

No hay más mercado de capitales

Entrevista a Alan Freeman

Freeman tiene 62 años y es uno de los principales referentes vivos de la economía marxista. Enseña en Greenwich y asesoró al alcalde de Londres, Ken “el Rojo” Livingstone. Especialista en finanzas internacionales, visita Buenos Aires cada vez que puede y en 2004 organizó un Comité de Justicia Económica para la Argentina

–¿Estamos viviendo una crisis del capitalismo?

–Lo que entró en crisis es el liderazgo capitalista de Estados Unidos. No el capitalismo en sí. El problema es que Estados Unidos fue la principal locomotora del capitalismo desde 1937 y ahora ya no puede jugar ese rol. Pero el otro problema es que nadie puede reemplazarlo.

–¿Entonces vamos a un mundo más multilateral, con varias potencias, o a una pelea violenta por ese lugar?

–Son sinónimos. Muchos dicen que podemos ir pacíficamente a un mundo más multipolar. Pero el capitalismo requiere ser un solo sistema mundial, que haya una sola moneda de referencia y un solo sistema financiero. Todas las experiencias de momentos con equilibrios de poder multilaterales terminaron en bloques que confrontan despiadadamente. Ninguna fue pacífica.

–¿Cuál es el antecedente inmediato?

–La última experiencia es la decadencia del Reino Unido, a partir de 1873. Pero en aquel momento había espacio para competir. Por eso surgió y llegó a su apogeo el imperialismo. Ahora no quedan esos espacios vacantes.

–¿Qué va a pasar con el dólar?

–Va a devaluarse enormemente.

–¿Pero cuándo? ¿Los inversores grandes no siguen refugiándose en el dólar por el temporal?

–Sí, pero yo hablo del mediano plazo. Hoy las potencias como China, Rusia y la India quieren mantener al dólar como patrón para seguir exportándole, en definitiva, a Estados Unidos.

–¿Cómo ve el futuro de los alimentos que exporta la Argentina ?

–Hay muchas que están sobredemandadas y van a seguir caras. Pero la comida para el consumidor también estuvo subiendo y eso es un riesgo. Su precio es cada vez más especulativo. Va a haber mucha volatilidad.

–¿Cómo ve las estatizaciones de bancos de Bush y Europa?

–El Estado vuelve, pero es de derecha. Yo siempre digo que cuando falla la mano invisible aparece la mano negra. Están tratando de lograr a través del Estado lo que querían que lograra el mercado: garantizar las ganancias de los ricos. También las van a cuidar reprimiendo, si surge un estallido social en Estados Unidos.

–¿Está bien pagarles al Club de París y a los holdouts en este momento?

–Creo que la razón que dio el Gobierno es que el país debe volver al mercado de capitales. Si es así, es algo tonto. Porque no hay más mercado de capitales. Se fue el lunes y no va a volver.

–¿Para qué otra cosa podría servir?

–Para darle estabilidad a la región y remover obstáculos para el Banco del Sur, como los pedidos de embargo que lo podrían trabar. Los países de América Latina tienen que comerciar más entre sí, armarse como un bloque.

–Pero a ese banco lo impulsa Venezuela y el Gobierno no quiere mostrarse dependiente de Chávez...

–Todo el mundo depende de alguien. ¿Qué prefieren, depender de China? Pueden. Lo único que no conviene es elegir a Estados Unidos porque está implosionando, envuelto en una crisis que va a durar 15 años. No le va a extender una mano de ayuda a nadie.

1 comentario:

Finanzas dijo...

Totalmente de acuerdo con el planteamiento de que es el modelo de Estados Unidos lo que ha caido y se ha demostrado que no estaban a la altura.