Editor: Mario Rabey

11 de febrero de 2011

No lo voté. Sin embargo ...





        Jorge Stange
foto: Uri Gordon


Reflexiones de un no kirchnerista después de la muerte de Néstor escritas a fines de octubre del 2010


No lo voté.
Sin embargo por algo estoy escribiendo.
No soy kirchnerista.
Sin embargo por algo estoy escribiendo.
No soy peronista.
Sin embargo por algo estoy escribiendo.
No le tuve confianza.
(bueno, no era fácil cuando era un desconocido y aparecía como el ahijado del gangster Duhalde).
Sin embargo por algo estoy escribiendo.

Entonces, ¿por qué estoy escribiendo?

¿Es porque salimos del "que se vayan todos" y llegamos al fuerte compromiso militante que hay ahora?
(a pesar de que los CP dicen que eso se debe a que les pagan, a que los compran)
No, por eso no es.

¿Es porque se terminó con la Podredumbre Suprema de la Corte?
(y se terminó a pesar de que el Congreso, donde debía terminarse con esa mafia "neo liberal", estaba en manos de los CP)
No, por eso no es.

¿Es porque se impulsó una política para terminar con la impunidad del terrorismo sedicioso?
(que llegó a ser hasta indultado por la superderecha sin que los CP abrieran la boca)
No, por eso no es.

¿Es porque Argentina salió de la postración económica a la que llegó cuando fue gobernada por títeres del poder en ambos partidos históricos?
(y de lo que lo que los CP tratan de que nadie se acuerde)
No, por eso no es.

¿Es porque tenemos una política exterior autónoma alineada con los intereses latinoamericanos, que naturalmente son antiimperialistas?
(una política exterior que viró desde las relaciones carnales con las que nos sodomizó el imperio apoyado en lo peor y más nefasto de los políticos nativos, mientras los CP dicen que estamos aislados --¡¡ vinieron 8 presidentes sudamericanos y hasta una candidata a presidente y vi a cuatro de ellos llorar !!--)
No, por eso no es.
(Aclaración: no vinieron todos porque en Perú todavía hay resentimiento por la puñalada que les pegó un contrabandista de armas, atorrante de superderecha, que fue presidente argentino).

¿Es porque ya se pudieron jubilar más de un millón de personas abandonadas y desocupados por la economía "neo liberal"?
(la que nos puso en el primer mundo del desastre social)
¿Es porque los jubilados empezaron a ser importantes, terminando con el latrocinio privado de las AFJP?
(recuperación a la que no aportaron los CP)
¿Es porque los jubilados están mucho mejor gracias a las leyes de aumento que los CP deningraron?
No, tampoco es por eso.

Entonces, ¿por qué es?

Creo que cada uno debe tener sus propios motivos para apoyar en estos momentos y en el futuro a pesar de los errores cometidos (y que se cometerán !!), algunos por debilidades o por concepciones erradas y otros involuntarios.
Pero yo tengo mis propios motivos, los que a mí más me impactaron y que voy a tratar de explicar.

Esos motivos están basado en lo que aprendí y lo aprendí de un tipo que era muy capaz y muy inteligente, pero que no era un intelectual, no era un pensador de esos que iluminan las mentes en cuestiones de difícil comprensión.
No. Se trató simplemente de un hombre de acción, un político con convicciones que empujaba y avanzaba todo lo que podía, volteando los obstáculos.
Al contrario de muchos argentinos, siempre dije que había en Argentina políticos honestos, lo difícil era que pudieran llegar y que los dejaran llegar y que, cuando llegaran, el Poder y sus lacayos CP no los voltearan.
Es probable que haya llegado de casualidad, porque al no ser conocido nadie se imaginó lo que podía hacer (pero cuando se dieron cuenta lo quisieron hacer mierda con mentiras y campañas sucias, que continúan y continuarán).
Así que aprendí.
¿Y qué aprendí?

1º En primer lugar, de esas cosas que me enseñó, destaco la falta de represión.
Durante los últimos años los argentinos nos malacostumbramos a vivir en un país dónde no había represión (digo malacostumbramos porque si los CP llegan al gobierno esto se va a acabar --ninguno de esos políticos está exento de haber apoyado represiones sangrientas y quieren aplicar 'mano dura'--).
Y esa falta de represión tuvo una sola excepción: el conflicto en Kraft (aunque no recuerdo qué papel le correspondió a los jueces en ese caso).
Ni siquiera se reprimió cuando la sedición del "campo" quemaba cosechas y bloqueaba la actividad económica en el país. Personalmente creí que había llegado el momento de reprimir, porque una cosa es reprimir al pueblo y otra a los sectores del privilegio.
Hay que tener mucho coraje y muchas convicciones para no haber reprimido en esos momentos (a pesar de que hubiera sido una represión justa). No sé si se va a poder seguir con esta política de no represión si el Poder continúa bloqueando el avance hacia una democracia y produce otra vez alguno de los golpes en los que está cebado --ahora ya no militares-- (porque en algún momento el pueblo tendrá que hacer justicia por mano propia como hizo la Revolución de Mayo en Córdoba).
Pero para mí, esta fue una gran enseñanza: hasta ahora se pudo avanzar sin represión, por que así se lo quiso, tozudamente, hacer. Increíble !!

2º Lo segundo importante que me enseñó se relaciona con lo que yo conocía: que la tarea siguiente y más importante que había que hacer en Argentina era terminar la inconclusa Revolución de Mayo. Revolución que empezó la burguesía y que fue abandonada posteriormente por la oligarquía nativa aliada a los imperios.
Revolución que debería haber seguido la burguesía pero que, ante cada oportunidad, claudicó y claudicó, una y otra vez.
Como después de la última nefasta década infame (la de los "neo liberales" en los 90) ya no quedaba burguesía nacional importante, parecía que esa tarea iba a tener que ser hecha por otros protagonistas.
Y me equivoqué. Me demostró que para avanzar algo sin claudicar no era imprescindible un gobierno de izquierda, ni siquiera de centro izquierda, bastaba un gobierno de centro (de centro en serio, no como esos derechistas que se autodenominan de centro porque no les conviene que les digan derechistas). De centro, sí, pero sin claudicaciones apresuradas, con convicciones y composición popular en serio.
Así que esto es lo que aprendí: cuando un modelo económico, político y social está tan agotado como lo está el de los sectores privilegiados proimperialistas en sus distintos matices, se puede avanzar con medidas de centro, con reformas, si se tiene la honestidad y convicción necesaria (y mucha suerte, por supuesto, pero esto es harina de otro costal) y esto podrá seguir hasta que se agoten las posibilidades de avanzar de esta forma (entonces habrá llegado el momento de avanzar volviendo a cambiar)

Largo pero espero que resulte interesante en parte, jorge stange

PD1: Fuerza Cristina !!
(que falta mucho para avanzar en lo que se hizo, algo para rectificar y mucho todavía por empezar)

PD2: Para tener un gobierno mejor que el actual hay que conseguir avanzar todavía mucho más en lo que se empezó en el 2003, si se vuelve para atrás como quieren los CP, sonamos, volveremos a retroceder, habrá mucho dolor y deberemos repetir lo ya transitado !!

PD3: Hay que tener cuidado con los nubarrones que la política económica del imperio nos empieza a traer.

1 comentario:

mauricio dijo...

muy emotivo texto... coincido plenamente.
Nos dejo ver que era posible, que se podía con trabajo, e identificando a los enemigos (del país), a los que traían recetas mágicas que olían a podrido....
Todavía falta mucho, pero el camino esta muy claro.